Para matrimonios con hijos de 14 a 16 años de edad.

Los hijos adolescentes, a pesar de lo que les falta para madurar, son un filón de posibilidades que hay que descubrir y encauzar.

Entre los conflictos y las crisis, muchos de los valores transmitidos por la familia durante la infancia, comienzan ahora a despuntar y a ser contrastados y asumidos.

Con este programa de Orientación Familiar los padres con hijos adolescentes de 13 a 16  años descubren los valores que éstos tienen y aprenden a plantear, con ellos, un trato prudente que hace eficaz la comunicación en momentos de crisis.

 

Además analizan las tendencias sociales que inciden en el desarrollo de su frágil personalidad.

TEMAS