Para matrimonios con hijos de 11 y 14 años de edad.

 

Las niñas y los niños acaban su etapa infantil cuando entran en la fase de la pubertad. Se producen entonces en su interior una serie de cambios psicosomáticos que, unidos a las agresivas influencias externas, perturban su sensibilidad y alteran su conducta. A este período le llamamos preadolescencia.

 

Con este programa de Orientación Familiar los padres analizan cuáles son las causas y los  efectos  de  dichos  cambios y estudian las pautas más apropiadas para mantener una relación firme y sensata con sus hijos, sin coartar su natural descubrimiento del mundo que los rodea, que les exige empezar a ser ellos mismos.

TEMAS